Corales Resort – Face Yoga, o cómo rejuvenecer el rostro con ejercicios diarios

El hotel Royal Hideaway Corales Resort 5* GL ofrece un exclusivo servicio de yoga facial para ayudar a mantener un rostro firme y tonificado, reduciendo los signos de la edad

La práctica de yoga lleva años instaurada dentro de la cultura occidental como una de las mejores prácticas para mejorar el cuerpo y la mente. Desde entonces, son muchas las variantes que han ido surgiendo a partir de sus diferentes beneficios.

Una de las últimas, y que más interés está suscitando, es el face yoga, o yoga para la cara. Esta práctica surge de la idea de que, al igual que ocurre con los músculos del cuerpo, los del rostro deben ser ejercitados para que conserven su fuerza y tonificación, lo que además repercutirá directamente en que los signos naturales de la edad puedan reducirse notablemente.

Un retiro para cuerpo… y rostro 

Siguiendo con esta tendencia, el servicio beauty expert de Royal Hideaway Corales Resort ofrece tratamientos faciales personalizados para lograr, no solo un rostro más luminoso y reducir los posibles signos de la edad, sino ayudar con otros beneficios como mejorar la respiración, recuperar la firmeza del cuello, reducir las ojeras u otros signos del cansancio, o ayudar a uno de los síntomas del estrés más comunes, el bruxismo.

Dentro de la carta de tratamientos del Wellness Corales, un lugar dedicado al bienestar y la salud, destacan opciones como el tratamiento facial Zen, un facial que aporta luminosidad, elasticidad y firmeza dejando la piel nutrida y radiante, a la vez que profundamente relajante gracias al masaje yoga facial que se realiza con aromaterapia relajante.

Paso a paso: Yoga facial para dos  

Con el objetivo de poder continuar en el domicilio con las rutinas que se llevan a cabo en el hotel, desde Royal Hideaway Corales Resort proponen una rutina de ocho pasos para llevar a cabo en pareja. 

Una de las personas ejercerá como masajeador, pudiendo al terminar intercambiarse los roles; estas indicaciones están dirigidas a él.

Paso 1 – Levantar el cuello de la otra persona con las dos manos. Girar el cuello hacia un hombro y mantener la posición. A continuación, girar suavemente el cuello hacia el hombro contrario y mantener la posición. Tras llevar el cuello de nuevo al centro, presionar hacia delante, bajando la barbilla hacia el pecho y mantener la posición. Intentar trabajar siempre con suavidad.

Paso 2 – Sujetar su barbilla con una mano y colocar la otra alrededor del hueso occipital. Girar la cabeza hacia un lado, posicionándola frente al hombro. Mantener la posición y repetir el movimiento hacia el lado opuesto. 

Paso 3 – Sujetar con cuidado la barbilla de la otra persona con las dos manos y empujar su mandíbula hacia tu cuerpo. Pedirle que intente abrir la boca como técnica de resistencia.

Paso 4 – Solicitarle que frunza los labios. Presionar a cada lado de la boca con los dedos. Pedirle entonces que mueva los labios mientras los mantiene fruncidos, a un lado y luego al otro, hacia arriba y hacia abajo. Cada posición debe mantenerse mientras tú aplicas la técnica de resistencia.

Paso 5 – Empezar en la base de la mejilla, aplicando presión con ambas manos. Pedir a la otra persona que sonría, utilizando la técnica de resistencia. Repetir en la zona central de la mejilla y en la parte superior de la mejilla.

Paso 6 – Con los ojos de la otra persona cerrados, realizar presiones ligeras en la zona de los ojos y pedirle que mueva los ojos hacia los lados y de arriba y abajo.

Paso 7 – Con el uso de dos dedos de una misma mano, realizar un movimiento de apertura por encima y por debajo del ojo. Pedir al contrario que intente cerrar los ojos mientras los dedos realizan una técnica de resistencia para mantener el ojo abierto. Manteniendo el ojo abierto, usar un dedo de la mano opuesta para identificar diferentes áreas alrededor de la parte exterior del ojo y pedir que mire cada una. Mantener cada una de las posiciones.

Paso 8 – Aplicar presión suave en el área de la frente y pedir al cliente que frunza las cejas. Mientras la otra persona frunce las cejas, utilizar una técnica de resistencia. Repetir el movimiento y la resistencia en diferentes zonas de la frente.

Publicado en: Belleza