1 de octubre, Día Mundial de la Sonrisa: como estamos superando la pandemia que nos la robó

CÓMO HA CAMBIADO LA FORMA DE SONREÍR POR LA COVID 19

Tras casi dos años enfrentados a la peor pandemia que ha sufrido el mundo actual, una parte importante de nuestra fisonomía (y también de nuestra psicología) se ha visto afectada y el uso de la mascarilla ha popularizado la frase: “Sonreír con los ojos”.  

Según el doctor Iván Malagón, uno de los mejores odontólogos de nuestro país “Después de la pandemia, la gente está volviendo a cuidar de esta parte de su cuerpo. La conexión a todo tipo de plataformas, videoconferencias e incluso redes sociales ha mostrado que su estética estaba descuidada y han dado más valor a su imagen paradójicamente en un momento donde no se podía mostrar tanto. En este día, podemos celebrar que las personas muestran mucha más predisposición a la salud tanto para nosotros como para el resto”.  

  Así, añade el odontólogo, “cuando sonríes ofreces lo más bonito que tienes a otras personas, por eso es clave sonreír. Y es que una sonrisa bonita “armónica con el conjunto de la fisonomía de la que forma parte” es una buena carta de presentación y tiene más beneficios de lo que se cree: no solo resulta agradable estéticamente, sino que es el reflejo de una buena salud, no solo a nivel bucodental sino también desde el punto de vista general. Además, sonreír resulta clave para obtener beneficios sociales e interpersonales, tanto para los demás, como para uno mismo. Por todo ello, es básico cuidar de ella y prestarle mucha atención.

A continuación, el Dr. Iván Malagón nos desvela algunas claves para lucir una sonrisa bonita:  

Una higiene adecuada: es necesario cepillarse los dientes después de cada comida o, por lo menos, tres veces al día. Un cepillo que deberá ser adecuado para nosotros e ir acompañado del uso de hilo dental y colutorio, en la forma en que nos indique un profesional.  

Incluir en la rutina de higiene la lengua y el paladar, que son las grandes olvidadas, además de masajear las encías con movimientos circulares en cada cepillado. Importante además cambiar nuestro cepillo cada tres meses.  

-Respecto de los alimentos, evitar los cambios bruscos de temperatura en los mismos (pueden aumentar la sensibilidad dental) así como las bebidas carbonatadas o zumos ácidos, que pueden provocar un desgaste prematuro y descalcificar el esmalte.

-Asimismo, reducir el consumo de azúcares en la alimentación –(as bacterias productoras de caries se nutren especialmente de estos alimentos) y aumentar el de proteínas, calcio, flúor y vitaminas A, C, D y K.

– Olvidar el tabaco puesto que disminuye la oxigenación de los tejidos que rodean al diente, envejeciéndolo de forma prematura.

  Una jornada repleta de alegría muy necesaria en estos tiempos de pandemia en los que hemos estado durante meses sin poder mostrar una parte de nuestro rostro, lo cual ha tenido un importante efecto psicológico a nivel social que perdurará algún tiempo.

  La tarea para hoy… ¡SONREÍR Y SER FELIZ!

Publicado en: Actualidad, Belleza, Estilo de vida