Tercera jornada de Mercedes Benz Fashion Week Madrid

A lo largo del día de hoy, haremos un recordatorio de las cinco jornadas de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid, en el que, os detallamos todo lo acontecido según el criterio de nuestra redactora Cristina Chicote.

La tercera jornada de la MBFWM comenzó a cargo de un desfile doble de Maya Hansen y María Escoté.

Maya Hansen conocida por sus corsés apostó por prendas deportivas de lo más sexy en una de sus colecciones más personales. “Roller” una colección donde los corsés, se han reinterpretado en tejidos más cómodos y ligeros, como el neopreno. Como detalles, tachuelas, cremalleras y cintas cruzadas inspiradas en los cordones de los patines. Los complementos rodilleras, máscaras o los cuerpos con hombreras XL, claro guiño a este deporte. Esta colección es un tributo a su pasado, ya que, antes de dedicarse al mundo de la moda, Maya fue patinadora artística.

null

null

María Escoté con Conchichina, una colección de tintes orientales divertida, colorista y muy ponible. Un viaje a la Conchinchina (una mezcla entre el lugar real y el imaginario) con la maleta llena de energía positiva, seña de identidad de la diseñadora.

null

null

Teresa Helbig, nos invitó a bailar en su 20º aniversario en la moda. ‘Let’s Dance’ (bailemos) con looks que nos hacen referencia a distintos tipos de bailes, ballet, rock, música country y el charlestón. Vestidos en versión mini o largo con bordados y cortes muy sensuales, que definen cintura, con pronunciados escotes y aberturas en las faldas.

null

null

Amaya Arzuaga cumplió 20 años sobre la pasarela madrileña, lo cual, aprovechó para reunir las piezas más representativas de colecciones anteriores de primavera-verano a modo de resumen de su trayectoria. Diseños con detalles en 3D, plisados, figuras geométricas, PVC o aplicaciones florales han adornado la mayoría de los diseños. Vestidos que, al darse la vuelta, esconden cambios de patrón; combinaciones de tejidos y drapeados que añaden complejidad a los looks monocolor; formas abullonadas; chaquetas y abrigos de neopreno sobre vestidos de noche; franjas metálicas que aportan brillo a prendas en colores sólidos.

null

null

Ailanto, celebró su 15º aniversario en la pasarela madrileña con una colección que vuelve a demostrar su maestría y delicadeza en el arte de la estampación. Se han inspirado en el gran maestro del impresionismo Claude Monet (uno de mis favoritos) y más concretamente en una de sus obras, los jardines de Giverny y los famosos nenúfares que el pintor inmortalizó en infinidad de series de cuadros dedicados al estudio de la luz y del color. Los vestidos como los grandes protagonistas, largos, de corte lencero, cortados al bies con las espaldas descubiertas, o con aplicaciones de pequeños volantes o plisados en los cuerpos, y todos ellos realizados en tejidos fluidos, muy livianos. Vestidos tipo canesú, bordados en forma de nido de abeja, así como los abrigos tres cuartos y manga japonesa. A destacar, la estampación de las telas.

null

null

María Ke Fisherman, presentó una colección que es una mezcla de la estética monacal con el mundo del camión llevada a sus máximas consecuencias. Hilaturas técnicas, pieles sintéticas, algodones resinados y mikados de seda componen las piezas de croché de rejilla , los mensajes, «God is on the road» o «Made in Heaven». (Dios está en la carretera o hecho en el cielo)
El negro, protagonista de la colección, convive con el rojo, verde camuflaje, naranja, púrpura y azul. Una colección urbana 100%

null

null

Juana Martín, presentó una colección fusión de tendencias y estilos manteniendo sus señas de identidad que son sus raíces en la cultura andaluza. ”Ecléctica” describe la mezcla de tendencias y patrones, una mixtura coherente con el estilo y la manera de hacer de la diseñadora cordobesa. La colección se presentó en tres partes, una primera línea de vestidos caracterizada por el recurrente binomio blanco-negro y los volantes, que aportan movimiento a las prendas. Y la segunda línea, una apuesta por colores más atrevidos, el azul Klein. Y, por último, una tercera serie de vestidos con insinuantes y atrevidas transparencias, en los que destacan muy especialmente la labor artesanal del bordado de flores cosido a la pieza en un curioso efecto patchwork.

null

null

Fotos: Image.net

Publicado en: Actualidad, Pasarelas