Rutina de yoga para digestiones ligeras

Para escapar de la pesadez o de las digestiones lentas, hay alimentos que son el complemento perfecto para sentirse más ligero. Además de ello, desde Kaiku Sin Lactosa – la gama de productos sin lactosa, ricos y ligeros- te contamos los ejercicios de yoga indispensables para mejorar la digestión.

El ritmo del día a día, comer en exceso, el tipo de alimentos o el estrés pueden dificultar la digestión y provocar sensación de pesadez. Desde Kaiku Sin Lactosa, la gama de productos sin lactosa, ricos y ligeros, te contamos cómo evitar esta sensación a través de uno de los deportes que más adeptos logra día a día: el yoga.

La alimentación es uno de los aspectos que hay que tener en cuenta para evitar esta sensación. La gama de productos sin lactosa y ligeros de Kaiku Sin Lactosa ofrece diferentes propuestas en formato quesos, yogures o leche que pueden ayudar a tener digestiones más ligeras. No obstante, incorporar algunos ejercicios de yoga, además de ser saludable, estimulan la digestión.

La rutina de yoga para una digestión más ligera

1_Respiración: Para comenzar la rutina preparamos un mat o una esterilla en el suelo y la primera postura consiste en permanecer sentados con las piernas cruzadas. De esta manera, se inicia la respiración consciente. Así, comienza la relajación y la conexión con nuestro cuerpo.

2_Movimientos circulares sobre el abdomen: en la misma postura, se coloca una mano en el pecho y otra en el abdomen, para comenzar el siguiente movimiento. Se trata, sin despegarnos del suelo, de realizar movimientos circulares sobre nuestro cuerpo, comenzando el movimiento por la derecha y luego cambiando de sentido por la izquierda. El objetivo es sentir el movimiento circular en el estómago. En esta postura cerrar los ojos puede ayudar a la relajación. Este ejercicio se realiza durante dos minutos.

3_Movimientos circulares con las manos en las rodillas: regresamos al centro y colocamos las manos sobre las rodillas. Desde esa postura, inhalamos, abrimos el pecho y después llevamos el pecho hacia dentro, curvando la espalda, y desde ese punto se realizan movimientos circulares, en un sentido y en el otro.

4_Movimiento de brazos: Tras ello, llevamos la mano derecha al suelo como punto de apoyo y con el otro brazo realizamos movimientos circulares de manera amplia y despacio repitiendo lo mismo con el otro brazo. El objetivo es sentir ese movimiento fluido en el abdomen. Mantener siempre presente la respiración.

5_Torsiones: Llevamos la mano derecha a la rodilla izquierda y la mano izquierda detrás del cuerpo formando así una torsión. Repetimos este movimiento también en el lado contrario. El sentimiento es una torsión suave en el abdomen.

Con estas posturas el cuerpo se sentirá más relajado ayudando a relajar también el abdomen facilitando la digestión.

Publicado en: Estilo de vida