Primera colección de Maria Escoté con Desigual

La primera colaboración de Desigual y la diseñadora española María Escoté se adentra en un universo lleno de color, urbano y kawaii donde las protagonistas son las flores. Una colección casual, pasional y enérgica que te invita a reinventar el otoño. Dos marcas españolas juntas para recordarte que la moda puede ponernos de muy buen humor.

Ten cuidado. Esta floristería reinventada tiene altas probabilidades de darte tanta energía como una buena fotosíntesis. Y es que se han juntado las dos marcas que más color, pasión y diversión ponen en sus diseños. Se presenta un otoño incierto y raro: mejor defenderlo con flores y mensajes de optimismo e ilusión.

Una colaboración tan deseable como atípica.
Después de colaborar con grandes como Monsieur Christian Lacroix o Miranda Makaroff en Desigual se atreven con la maravillosa, colorista y rebelde María Escoté en una exploración hacia el mundo más urbano. Chándales, total looks denim, vestidos ajustados que quedan de vicio o jerséis XXL combinados con accesorios como la mini mochila o el bolso bowling. Una colección muy urbana, muy casual, pero con un punto chic sofisticado; una fusión perfecta entre Desigual y María Escoté.

La conocerás de Maestros de la Costura, de haber vestido a Beyoncé, Zendaya, Miley Cyrus o Katy Perry, de que sus diseños se cuelen en alfombras rojas de todo el mundo y de que sus diseños pop-urbanos te sorprendan por la calle. Su madre era tejedora-zurzidora, su padre pintor, mezcló estos dos mundos y nació María Escoté como diseñadora y marca. La moda para ella es una manera de expresarse y esta colección, todo un chute de energía.

“Mi intención fue trasladar la década en la que yo conocí a Desigual, que fueron los 90 y fue cuando tenía mi carpeta llena de dibujos manga. Yo siempre he sido una fan del mundo asiático, del manga y del kawaii”. Además con esta colección llena de rosa, rojo, negro, lila y amarillo y millones de flores Desigual y María Escoté queríamos trasladar mucha energía, “A mí me gusta aportar color, felicidad, entusiasmo, pasión y después de una primavera y un verano bastante grises, toda la sociedad nos merecemos un septiembre muy colorista, muy lleno de luz y, sobre todo, con optimismo” comenta la propia María Escoté.

“Lo que me atrajo y me gustó de Desigual desde nació la marca fue su lenguaje cromático, que realmente es muy parecido al mío y, en este sentido, hablamos el mismo idioma. Desigual llegó para romper, para ser fresco, para dar un nuevo código en la moda que hasta entonces en España no teníamos. El proceso creativo de esta colaboración ha sido maravilloso. Además, creo que si hay un mensaje que une a Desigual y a María Escoté es la libertad. Es lo que más valoro en la vida, la libertad tanto a nivel profesional como a nivel personal, y yo creo que esas son las cosas que más me han enamorado de Desigual. El sentirme libre, el ver cómo cualquier cosa que digas siempre puede ser aceptada y respetada”.

Publicado en: Actualidad