OPERACIÓN NAVIDAD: temporada estrella de la cirugía y medicina estética según la AECE

La Asociación Española de Cirugía Estética pide vigilar la correcta administración de inyectables como el botox y ácido hialurónico.

Según reconocen los profesionales, en el mes de diciembre se vive un pico de gran actividad tanto en clínicas como en quirófanos. Se solicitan las tradicionales intervenciones, desde el aumento de mamas hasta la rinoplastia, la blefaroplastia o la otoplastia. Esto es, en unas vacaciones  de entre siete y diez días puedes operarte el pecho, la nariz, los párpados y las orejas.  Es tiempo suficiente para una buena recuperación, dado que en la actualidad las cirugías son menos agresivas, lo que implica postoperatorios más cortos, menos aparatosos y llamativos, en definitiva, más llevaderos.
Son palabras de Francisco Menéndez Graíño, presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética, que no sólo encuentra motivos prácticos en este aumento puntual de la actividad. El cirujano también lo achaca a motivos de índole psicológica, a aquello del “año nuevo, vida nueva”. En este caso, “año nuevo, cuerpo nuevo”.

Hablamos de los conocidos botox o ácido hialurónico, pero también de una amplia gama de ofertas que combinan otros productos como la hidroxiapatita cálcicaPara Menéndez Graíño debemos  desconfiar ante su empleo e implantación en sitios inadecuados (por ejemplo, fuera de clínicas medicas) o ante precios muy bajosLas falsificaciones, añade, están a la orden del día.

Para Moisés Martín Anaya, secretario general de AECEP, la única manera de que el paciente no caiga en estos fraudes que pueden suponer un serio problema para su salud es acudir a un profesional de confianza, puesto que el ciudadano no  tiene por qué conocer los productos. La confianza hacia su médico le otorga la tranquilidad ante la técnica . Martín Anaya recuerda que no existe una titulación específica para realizar un tratamiento médico estético y que cualquier doctor puede pinchar botox. Por este motivo apela a la ética profesional y recuerda que los dieciocho años deberían ser el límite de edad para la belleza médica en clínica.

El doctor Sordo recuerda, por último que los inyectables permanentes como la silicona están prohibidos y deben evitarse. Dejan secuelas y su retirada nunca llega a ser completa.

 

Publicado en: Actualidad