Los molinillos PEUGEOT permiten el placer de disfrutar del aroma de un café recién molido en casa

– Los más cafeteros saben que, cuando el café se muele, sus aromas se oxidan y se escapan con rapidez sin que nada pueda remediarlo.

– Para disfrutar de la intensidad, la personalidad y el sabor inconfundible de un café recién molido, PEUGEOT SAVEURS ofrece una amplia gama de molinillos de café manuales, herederos de una técnica que lleva el sello del León desde 1840.

– La gama de molinillos de café PEUGEOT SAVEURS aúna tradición y modernidad, con una oferta que va desde los diseños más clásicos a las propuestas más contemporáneas. Como elemento común, todos ellos esconden un mecanismo de acero preciso y garantizado de por vida. A lo largo del siglo XIX, la elaboración de materiales ferrosos se va perfeccionando cada vez más. Estos avances, unidos al crecimiento de la demanda, impulsó a algunas empresas a pasar, con una gran rapidez, de un método de trabajo artesanal a otro totalmente industrial. En este contexto, la familia da un salto cualitativo en 1840, al añadir a su fabricación de utensilios y herramientas sencillos, productos manufacturados como los molinillos de café, que se hicieron famosos en todo el mundo. Estos pequeños utensilios de uso cotidiano esconden, en su interior, una serie de engranajes que deben ser ensamblados con una extrema precisión para poder funcionar correctamente. El éxito de ese nuevo producto fue inmediato y, al cabo de poco tiempo, la gama de molinillos de café se fue ampliando de un modo exponencial. Los primeros modelos contaban con una caja enteramente hecha de madera, pero la gama de materiales se fue ampliando con modelos hechos con cerámica, vidrio, hierro y baquelita. Junto a la gama para uso doméstico surgió muy pronto la gama «profesional», de mayores dimensiones y dotada de anclajes para fijarse de un modo estable sobre un mostrador. Hace algunas décadas, al entrar en una tienda de ultramarinos o de alimentación, era muy frecuente ver una fila de estas máquinas sobre un mostrador, cada una de ellas con un tipo de producto: café, azúcar, pimienta, avena, cebada, mostaza… Los productos molidos caían sobre una hoja de papel de estraza para ser pesados y vendidos. Peugeot concentra lo esencial de su actividad en este campo en Francia, en la región de Quingey, donde se encuentran sus actividades de diseño, desarrollo técnico y servicio logístico para todo el mundo.

Para la fabricación de sus molinillos, Peugeot utiliza una madera con certificación PEFC que proviene en su mayoría de los bosques locales de ‘Franche-Comté’, famosos por su durabilidad, su firmeza y su calidad. Actualmente, la producción de molinillos de café PEUGEOT se mantiene con la misma calidad técnica, pero con una mayor atención al diseño, hasta el punto de haber cosechado varios premios. Con el savoir-faire de 180 años de perfección técnica, la gama comercializada por PEUGEOT SAVEURS permite recuperar, en casa, aromas y sabores que parecían haber desaparecido en la época de nuestros abuelos o bisabuelos. La estética es uno de sus puntos fuertes. Destacan por la variedad de materiales, la riqueza de siluetas o la presencia de varios tamaños: desde molinillos que simulan las creaciones originales de 1874 con la utilización de madera de haya, hasta algunos que permiten observar el café en todo momento gracias a su cuerpo en plástico acrílico (material también utilizado en el sector automovilístico para, por ejemplo, los faros) u otros con un cuerpo de acero en su totalidad. Los molinillos Peugeot destacan por su componente innovador y es que existen modelos con mecanismo manual, para los amantes de la tradición, o eléctricos, con el sistema exclusivo ‘u’Select’ la cima de toda esta tecnología basada en los molinillos. Este adelanto permite ajustar, con un simple gesto, la molienda para granos machacados o molidos finamente según gustos o aspiraciones. Para los amantes de lo “vintage”, molinillos como los modelos Antique (170 euros), Roellinger (89 euros), Cottage (desde 92,40 euros), Brésil (110 euros) o Nostalgie (120 euros), recuperan la forma y los materiales más tradicionales. Para los más sibaritas, el molinillo Kronos (99 euros) ofrece 43 modos diferentes de moler café, mientras que el contemporáneo L’Arbre à Café (140 euros), permite regular el granulado para 11 preparados diferentes: desde un expreso a una infusión fría. Por último, los más prácticos podrán elegir la Paris Press (120 euros), una sorprendente combinación de molinillo y cafetera.

Publicado en: Actualidad, Estilo de vida Etiquetado con: ,