Los mejores consejos para comprar con conciencia en las rebajas de julio

El comienzo de las rebajas, uno de los momentos de mayor consumo del año. Pero no sólo de consumo material, sino de otro tipo de consumo, el emocional.
En el consumo emocional juegan un papel primordial las expectativas personales, que cumplidas se asemejan a felicidad, e incumplidas desembocan en frustración o impotencia. Un nutrido racimo de emociones aflictivas, que a veces nos permitimos expresar y otras veces, paradójicamente hacemos todo lo posible para esconderlas o disimularlas” Afirma la socióloga Alicia Aradilla.
Cuando empieza el periodo de rebajas, llegan los autoregalos, los caprichos, o el acceso a lo inaccesible el resto del año para uno mismo.
Alicia Aradilla, nos explica que “Las rebajas nos ofrecen dos grandes caminos, aunque en medio, por supuesto, existen muchos senderos.Del camino de la avaricia, al camino del consumo consciente. De la avaricia, tildada por décadas como un pecado capital que alude deseo a las posesiones materiales, al consumo consciente, que tiene en cuenta el máximo de aspectos relacionados con su producción como las condiciones laborales, el trato al medio ambiente, la geopolítica …”
Descubre los puntos claves de la experta, para controlarnos en esta época de consumo y realizar un consumo consciente:
  • Preguntarse es básico: Cuando este julio acudas a las rebajas, hacerte algunas preguntas contribuirá a saber en qué lugar de la escala esta tu consumo, por ejemplo: ¿Dónde se ha producido este producto?, ¿Qué requisitos éticos cumple la empresa?
  • Más allá del precio: Cuando creemos encontrar esa ganga, es importante preguntarse el precio económico que yo no pago, quien o que lo hará por mi… ¿El medio ambiente, el trabajador que lo produjo?
  • Desde una mirada sociológica, otro gran indicador será si lo que compramos nos aporta “valor simbólico o valor de uso”, por ejemplo, el primer reloj nos aporta el valor de uso, una vez hemos cubierto ese uso, el resto de relojes solo aportaran valor simbólico. Así con tantos y tantos productos que acumulamos
  • La gran pregunta ¿Cuántos pares de zapatos tenemos en el armario?, ¿Cuántos complementos, como pendientes, pulseras, colgantes, etc.? Realmente… ¿necesito este producto? Sencilla pregunta de compleja respuesta, respuesta para uno mismo. ¿Qué sentido tiene hacer trampas jugando al solitario? ¿Qué necesitamos realmente?
  • Consejo como gran recurso: Intercambiar unidades de medida. Intercambiar dinero por tiempo. Aquello que vas a comprarte, ¿cuánto tiempo de trabajo te costó reunir ese dinero? ¿Qué precio emocional tuvo para ti y tu familia el tiempo laboral que no dedicaste a otras aéreas de tu vida?
Las rebajas son una gran tentación para la avaricia y una gran oportunidad para el consumo consciente y, recuerda: el tiempo tiene tanto valor, que jamás lo encontraras en las rebajas
Anunciando rebajas
Publicado en: Actualidad