LO QUE COMEMOS Y CÓMO LO COMEMOS ES UN FACTOR CLAVE PARA LA SALUD MENTAL

Llega el verano y un año más, nuestro cuerpo es centro de atención para intentar ponerlo a punto. Es hora de promesas por cuidarnos, de prestar atención a nuestra alimentación y de mil búsquedas de planes para clasesde fitness. La nutrición y el ejercicio están siendo protagonistas, pero hay un tema que hoy en día es más importante que nunca y no noshemos parado a analizar: nuestra salud mental. Los datos reflejan la importancia que se le debe dar al bienestar psicológico, ya que después de un año muy difícil este aspecto es clave. La pandemia está dejando huella en nuestra psique y  lo que comemos y cómo lo comemos es un factor básico para una mejora.  

En un momento donde cada vez más gente se preocupa por su nutrición y los hábitos saludables ganan más adeptos ¿cómo podemos aplicar este hábito saludable para mejorar la salud mental? El chef de dos Estrellas Michelín, Diego Guerrero, y  dueño del conocido restaurante  DSTgE colabora con la Clínica López Ibor, siendo asesor de restauración del grupo de ORPEA a quien pertenece la clínica. Ambos siempre han apostado por larelación gastronómica y el bienestar psicológico. Para el afamado chef el cuidado de las personasha sido condición clave dentro de su filosofía gastronómica. El cuidado a su clientela para conseguir la excelencia es prioritario, cuidado que también, dentro de las Clínicas López Ibor, es premisa básica con foco en sus  pacientes. 

El chef Diego Guerrero lo tiene claro “Estoy convencido y está demostrado que existe esa relación entre la alimentación y la salud mental. Al final los estados emocionales de la personas inciden directamente en su  estado de ánimo, en su salud y en su genética. La cocina son sentimientos, apela a las emociones. Cuando se cocina para alguien es para generar sentimientos y generalmente son de felicidad. Sabemos que una alimentación sana y saludable, ayuda para descansar mejor, para no someter a estrés al hígado y a otros órganos.Al final todo está muy relacionado”. “Cómo comemos incide directamente en nuestro estado de ánimo y por consecuencia  en nuestra salud y por ello siempre hay que adaptarsea donde estemos. No es lo mismo cocinar en una casa, en una clínica como la López Ibor, en un restaurante, pero siempre tiene que haber unos rasgos generales (cariño, constancia, amor, dedicación, pasión por el producto, etc.). Esto es clave para llevar al máximo de excelencia y conseguir la mayor calidad y una buena experiencia gastronómica con resultados enlas emociones y en la salud.”Añade el chef.

  

Por su parte la directora de la clínica López Ibor afirma que “un buen estado nutricional  está muy relacionado con una buena salud mental. En la Clínica López Ibor le damos mucha importancia a la gastronomía, siendo un punto clave en la experiencia de nuestros pacientes. Son pacientes con patologías de depresión, ansiedad, trastornos de personalidad en su mayoría y los momentos de satisfacción y de alegría que puede generar una buena comida sin duda les ayuda en la evolución que llevan en sus terapias grupales junto con sus facultativos. Es un complemento y un refuerzo para una mejora. Está comprobado que los productos de calidad, la exquisita presentación y una preparación excelente, les genera un bienestar y una normalidad más asimilable a su vida habitual, muy importante para los pacientes a nivel de experiencia y de emociones”. Por lo tanto, ahora que llega el verano cuidar lo que comemos debe ser una  prioridad para cuidar nuestro cuerpo, es importante saber qué comer para mejorar nuestro aspecto psicológicoen un año donde la salud mental se ha visto muy afectada.

Publicado en: Actualidad