La perfección de la joya como símbolo de eternidad

El lenguaje de los símbolos es sin duda la expresión de la naturaleza. Los símbolos se convierten a menudo en un desafío eterno a nuestros pensamientos y sentimientos, resistiendo al paso del tiempo y guardando tras de sí el conocimiento y vivencias de la humanidad.   El símbolo de la serpiente nos traslada a significados como la sabiduría, la perfección, la eternidad, las pasiones humanas y la renovación personal, el revestimiento de una nueva piel.  

Las nuevas creaciones de la colección Menottes dinh van se revisten de unas elegantes cadenas de serpiente. En esta reinterpretación, el icónico motivo de las esposas abrazadas como fiel reflejo de un vínculo de amor o amistad inseparable, se revisten de eternidad, de inmortalidad y de perfección para convertirse en una segunda piel renovada. Su simbología adquiere así vida propia en la imaginación, mostrando toda su sensualidad al acariciar y enlazarse al cuello y a la muñeca.  

El oro amarillo representa la energía de cuerpos y almas, tratando de penetrar en su esencia. La luz, tanto física, como espiritual, simbolizada en el diamante, brilla con esplendor en todas las joyas.


La colección Menottes dinh van presenta, además, nuevas versiones de pendientes individuales. Un diseño sutil que aporta atrevimiento y modernidad al rostro en sus versiones de oro blanco con diamantes, oro blanco, amarillo o rosa, en una fusión perfecta de emoción y encanto, en concordancia con la personalidad de cada mujer.

Estas novedades se unen a diseños tan icónicos como el anillo, la pulsera o el collar de la célebre colección Menottes dinh van que, pese al paso del tiempo, siguen siendo la representación por excelencia de la Maison.

Publicado en: Accesorios Etiquetado con: ,