Jimmy Choo presenta «AMAZING GRACE»

Para su Colección Primavera Verano 2021Jimmy Choo escribe una nueva historia que lleva como título Amazing Grace, esgrimiendo como clave de la trama un estilo chic noventero, profuso y vibrante, y que celebra el concepto de un glamour contradictorio

En palabras de Sandra Choi, “esta colección surge de la reflexión que resume lo que mejor sabemos hacer, rindiendo homenaje a nuestro ADN. Una colección segura de sí misma, glamurosa y atrevida. Con ella he querido rendir tributo a nuestros orígenes y afirmar lo que nuestra marca significa no solo para nuestra mujer, sino para todas las mujeres. De igual forma que no hay un tipo de mujer Jimmy Choo, tampoco existe un concepto de lo que significa Jimmy Choo. Nuestra marca se constituye de hermosas contradicciones, con un glamour contradictorio. Por un lado, trabajamos con conceptos como lo impecable, lo sencillo, la silueta y, por el otro, damos rienda suelta al color, el brillo y la chispa, equilibrando la atemporalidad con lo efímero de la moda. El hilo conductor sigue siendo la confianza en uno mismo, la fuerza y ​​las ganas de atreverse a destacar. Elementos que conforman la esencia de Jimmy Choo”. 

En esta ocasión, Grace Jones es la musa de la colección: personifica el poder y la confianza en una misma, una masculinidad que de alguna manera se incrusta en lo intrínsecamente femenino, la unión de la fuerza y ​​la creatividad. Ella es un icono de glamour contradictorio. La colección es instintiva: espontánea, inmediata, reactiva. Los opuestos siempre se atraen y el glamour se puede encontrar en las paradojas, mediante contradicciones inesperadas: los materiales naturales contrastan con los tejidos tecnológicos; se da una decoración de perlas para el día; aparecen colores que colisionan en un choque vibrante. Jimmy Choo se centra así en la nitidez y la simplicidad que evocan las raíces de la firma, nacida en la década de 1990: las punteras se alargan o se cincelan en oblicuo, realzando la precisión del corte; las chinelas y las sandalias trazan líneas que cruzan el pie, enfatizando la fusión de textura y cuerpo; los tacones son de altura media, los zapatos planos resultan vitales, expresando movimiento, energía y el espíritu de la década. Ocurre lo mismo con la paleta de colores, un nuevo espectro de neutros apagados, tonos latte, mocha y blush, con estallidos de color que aportan una dinámica nota de energía.

Los materiales también son importantes: su dimensión y su forma natural se utilizan para encontrar nuevos enfoques decorativos. Las formas lineales de una impecable piel de anguila pulida favorecen los contrastes geométricos: la chinela RYA, con un delicado tacón estriado, se atraviesa con cintas negras y coñac, tonos neutros clave, inspirados en los 90, aunque eternamente de actualidad. La piel de anguila se traslada al modelo BON BON BUCKET, una nueva evolución más amplia, para el día o la noche, que queda suspendida en una resistente pulsera de plata.

El espíritu contradictorio de tenacidad y preciosidad, que fusiona bisutería y accesorios, se evoca con tachuelas que embellecen la chinela MATTY, concentrando la atención en la sensual forma del empeine y el sólido tacón en bloque, ambos realzados con tachuelas plateadas. El carey se emplea como nueva expresión animal: inesperada, inspirada en el universo del diseño, se plasma en zapatos planos y tacones, así como en bolsos como el icónico clutch CANDY y el VARENNE CLUTCH, en charol texturizado negro con una cadena de resina de carey.

La sensualidad se opone a la nitidez. Las siluetas conservan su forma afilada, pero los materiales se vuelven táctiles, profusos e incluso divertidos. Se continúa explorando la nueva paleta de neutros, que combina ligereza con una rica textura de superficie, una evocación a la artesanía y una nota muy estival. El BRESLIN FLAT es un modelo clave, que combina rafia con perlas y tachuelas plateadas en una correa de cincha, simultaneando resistencia y preciosidad. Esta dicotomía se traslada a otra iteración en el VARENNE CLUTCH.

Se pone el énfasis en la silueta y la forma, la arquitectura del zapato esculpida con precisión. Limpia, nítida, pulida y escultórica. Rematada con adornos alegres y exuberantes, tal y como siempre ha ocurrido en Jimmy Choo. Los cristales incrustan una delicada tobillera, decorativa pero también parte de la estructura, una mezcla de forma y función.


La sandalia SAE es una contradicción en sí misma: de satén fucsia vibrante, elegantemente curvada y atada al tobillo con una tobillera de cristal, se aleja de la paleta de los nuevos neutros de Jimmy Choo, un comodín, como la propia Grace Jones.

Como contrapartida, el modelo BON BON se ejecuta como si de una joya se tratase, preciosidad, precisión y pureza en cada faceta.

Publicado en: Actualidad