El crisol cultural de la Antigua Roma reflejado por Fendi en su colección F/W 21-22

“Pasolini observó cómo Roma se convertía en una ciudad moderna. Y eso es lo que me interesa: enlazar las eras, lo viejo con lo nuevo, el pasado con el presente.” Kim Jones

Si el debut de Couture de Kim Jones marcó su paso de Inglaterra a Roma, entonces la colección de otoño/invierno 2021 supone su establecimiento en la Ciudad Eterna, donde la poética del director cinematográfico romano Pier Paolo Pasolini nos facilita una lente a través de la cual explorar la capital. “Roma es una ciudad fascinante porque tiene muchísimos pasados. Y Pasolini me atrajo porque siempre me ha inspirado su visión del mundo”, explica Jones. “Tiene algo de intruso en la historia de Roma, pero su voz es siempre constante.” 

La perspectiva de Pasolini sobre la realidad se refleja y se refracta por toda su obra, en la que se entretejen capítulos de la historia de Roma que son tratados desde un contexto contemporáneo. En una colección donde nada es lo que parece, donde las formas y los tejidos presentan ilusiones infinitas, el director Luca Guadagnino define el espectáculo a través de su propia concepción de Pasolini. “Siempre he admirado la obra de Luca; es una persona que, igual que Pasolini, trata temas que ahora son importantes”, afirma Jones. “Cuando un historiador analiza la historia, lo hace directamente”, explica Guadagnino. “Pero cuando un gran director y poeta como Pasolini mira directamente a los ojos de la historia, su mirada lo sublima todo. A través de ella, la historia pasa a convertirse en una posesión delicada e insistente del ahora… el pasado entra en el presente y respira nuestro aire.

 La superposición de temporalidades se expresa de un modo muy directo en prendas que reviven la indumentaria antigua, con sus pieles y sus tejidos escudriñados y reproducidos como espectrales jacquards de seda. Con bordados Cornely y abalorios de cristal, materializan una transfiguración poética del pasado en el marco del presente. Por todas partes se respira la vida en las estatuas romanas que rodean el Palazzo FENDI, sus marmóreos cortinajes que ahora se expresan con sedas de trampantojo y los arcos que habitan adaptados a los tacones de los zapatos. La fuerza de sus siluetas se traduce en delicados minivestidos de encaje, donde se evoca a las clásicas volutas con intricados bordados. Este encanto inmortal de la piedra italiana, y los métodos para su manipulación, aparecen como una constante. Incrustaciones de pietra dura se transforman en intarsia de suave cuero; los pliegues de cuero prensado capturan el ilusorio espíritu de las esculturas de Bernini.

Elaboradas con mármol italiano, las joyas talladas a mano ondean con movimiento, como congeladas en el tiempo. Los mosaicos de madreperla se extienden encima de vestidos de tul, bolsos y zapatos, mientras que un suéter está formado por piezas de cuero de cordero persa. 

El crisol cultural de la Antigua Roma se refleja en la variedad del elenco, que está formado por modelos de todas las edades. “En esa época, esta ciudad era el centro del mundo”, declara Jones. “Quise incluir a todo tipo de personas que hubieran vivido entonces, así como ahora.” El espíritu de FENDI, ese observar el pasado de esta ciudad a medida que se proyecta hacia el futuro, vuelve a cobrar vida otra vez.

Publicado en: Actualidad, Arte, Moda