ANILA GRACE FALL/WINTER 2020

Con el otoño / invierno 2020-2021 Manila Grace distorsiona su concepto de comunica-ción y se centra en la mujer que es su propia heroína, y en su integridad.

El confinamiento fue un momento de pausa y reflexión que nos hizo cuestionar nuestroestado y nuestros hábitos. Manila Grace afronta la nueva normalidad con otros ojos yconcibe la próxima campaña de prensa con la necesidad de transmitir un mensaje re-novado, esperando un nuevo renacimiento, una forma de vivir diferente y afrontando losretos del día a día.

La moda, como reflejo del tiempo que vivimos, debe ser expresión de valores y virtudes.

Con el deseo de luchar, de ir más allá de los propios límites, de no detenerse frente a ba-rreras o prejuicios, la campaña de prensa de Manila Grace otoño / invierno 2020-21 esuna oda a las mujeres modernas, a las heroínas de la vida cotidiana que enfrentan losdesafíos de todos los días con tenacidad y constancia.

Las protagonistas de la campaña son, por tanto, mujeres, contemporáneas y decididas.

Se han seleccionado cinco rostros para personificar ese caleidoscopio femenino, cadauno de los cuales es el reflejo de una personalidad diferente: tres mujeres jóvenes, mode-los italianas, que afrontan la vida con ingenio, alegría y motivación, lo que les permite nodetenerse ante obstáculos para no renunciar a sus sueños.

A ellas se suma una mujer elegida a través del concurso lanzado en junio en las redes so-ciales de la marca, «Soy una mujer, ¿cuál es tu superpoder?», en el que se preguntaba alas ‘Manila Lovers’ qué superpoder habían descubierto que tenían durante el confina-miento. Quien mejor encarnó el alma de Manila Grace fue una joven dinámica y de vo-luntad fuerte, que hizo del deporte su pasión y trabajo principal, Enrica Cipolloni, una de-portista que sabe lo que significa el sacrificio para superar obstáculos.

Y, finalmente, el grupo se cierra con una doctora, con quien se ha querido representar elcompromiso de las mujeres que actúan en primera línea todos los días. Las vemos habi-tualmente detrás de una camiseta, pero Manila Grace quiso sacar a relucir su feminidad,eligiéndolas como protagonistas de las imágenes de campaña.

La idea nació de la asociación con la Fundación GSD, una organización sin ánimo de lu-cro del Grupo San Donato y se eligió a Melania Fanelli, cirujana general de los InstitutosClínicos Zucchi de Monza, quien ha vivido de cerca este trágico momento histórico deimportancia mundial.

“La propuesta de prestar mi rostro a la campaña de Manila Grace como representantede mi categoría me llenó de entusiasmo, pero también suponía una gran responsabili-dad. Espero rendir homenaje, lo mejor que pueda, a todas las mujeres que, como yo ymás que yo, invierten sus energías y recursos en aquello en lo que creen y por lo que hantrabajado arduamente, no solo durante la emergencia sanitaria que hemos vivido abru-mados, sino también antes y después. Mezclar nuestro mundo con el de la moda es cau-tivador, aunque a primera vista me sorprendió y me pregunté cómo podría haber puntosde encuentro. Entonces me di cuenta de que la posibilidad de celebrar la feminidad nose da todos los días y que entonces había que aprovechar esta oportunidad. Soy médi-co, no soy modelo profesional, y además soy bastante reservada. A pesar de esto, espe-ro poder transmitir terquedad y energía, con sencillez e imperfección. Ser mujer en unmundo de pequeños y grandes desafíos es indescriptible en palabras pero encarna lamagia de nuestra fuerza ”, dice la doctora Melania Fanelli.

Manila Grace, para hacer una contribución aún más concreta, ha decidido apoyar a lasmujeres adoptando el compromiso de la Fundación GSD en sus proyectos de investiga-ción e iniciativas de prevención para la salud cardiovascular de las mujeres. De hecho,las enfermedades cardiovasculares afectan a 137.000 mujeres cada año. Por lo tanto, esesencial que cultivar una fuerte conciencia sobre este tema a través de la participaciónactiva en una red virtuosa donde la investigación, el cuidado y la información puedenconducir a mejorar la salud.

Una parte de las ventas de cada artículo de la colección otoño / Invierno 20-21 se dona-rá a la Fundación GSD para esta importante causa benéfica.

¿Y por qué no nos convertimos en promotores y embajadores de la causa cada uno denosotros? De hecho, Manila Grace ha creado una camiseta con logo, diseñada y estu-diada ad hoc para la ocasión y que estará a la venta en todas las boutiques y online apartir del 21 de septiembre, con motivo del Día Mundial contra las enfermedades cardio-vasculares, que se celebra el 29 de septiembre.

La mujer Manila Grace es la fuente de inspiración y la interlocutora final, para acompa-ñarla en su camino de empoderamiento femenino. La moda, en este sentido, quiere serconcebida no solo como un bonito vestido para llevar, sino que debe contarse y contar-se en el cuerpo de quien la lleva.

“Queremos concebir la moda como una expresión de la vida, como una emoción … laemoción que experimentan las heroínas al librar sus batallas. La moda comunica un men-saje de positivismo y reinicio, y las mujeres en este momento se han encontrado enfren-tando situaciones, algunas en la esfera privada, otras en la vida laboral, que nunca pen-saron que vivirían y superarían … ¡es esta fuerza heroica la que queremos contar! ¡Y en-tonces todas las mujeres juntas son una fuerza real de la naturaleza!”, dice Elena Gandol-fo, gerente de marketing y comunicación de Manila Grace. “La unión con el importanteproyecto del Grupo San Donato nos pareció perfectamente acorde con los valores quelleva la marca, considerando también el enfoque en la mujer que tiene el proyecto en síeste año, y estamos felices de poder aportar nuestra contribución» .

Publicado en: Actualidad