AMARILLO, EL COLOR DEL 2021 ¿POR QUÉ ES EL ELEGIDO?

Pantone ha convertido en una tradición anunciar cada diciembre los colores del año siguiente, más allá del aspecto curioso del anuncio, nos revela un minucioso estudio de los estados anímicos de los consumidores y así orientar el marketing a sus expectativas. El color del año, anunciado puntualmente cada diciembre, ha sido un seudo-termómetro del clima emocional del mercado y un avance de los colores que serán omnipresentes. “En términos de consumo ¿Alguien pensó en pandemia alguna vez? ¡Probablemente no!” indica la socióloga Alicia Aradilla.
El color del año 2021 será el amarillo (Illuminator; pantones 17-5104) combinado con el gris (Ultimate gray; 13-0647). Según Pantone, un matrimonio de color que transmite un mensaje de fortaleza y esperanza, explicitando la idea de que lo distinto puede unirse para crear algo nuevo y lograr mejores resultados.
“Este mensaje parece especialmente oportuno en un diciembre, más atípico de lo usual, en el que parece que la Navidad ha desaparecido antes de llegar”. Añade la socióloga.
Pantone alega que ha escogido estos colores porque los ciudadanos quieren que se les transmita “energía, claridad y esperanza”
Como indica Alicia Aradilla “Paradójico que la elección de colores – para fomentar el consumo- finalmente transmita a los ciudadanos lo que en muchas ocasiones durante este año, nuestros dirigentes no han logrado”.
Estos tonos también son los elegidos por un estudio de Shutterstock, que identifica como tendencia para el 2021 un tono cercano al amarillo, el color oro. ¿Por qué esta elección?
Según el análisis sociológico de la experta: Son colores que pueden tener un buen augurio, teniendo en cuenta que la COVID-19 ha intensificado algunas percepciones como:
De lo cotidiano a lo codiciado. Algunas actividades de la vida cotidiana se han convertido en puro lujo: tomar un café, cenar con todo tu grupo de amigos o familiares, o simplemente poder salir a cenar volviendo a casa cuando se quiera, en lugar de volver a una hora impuesta.
La certeza del oro. Tanta intranquilidad económica y vaivén de las bolsas, ha vuelto a situar los lingotes de oro como la inversión más segura.
Deseos de altos vuelos. El oro se asocia con el lujo, la alta gama y el glamour, la subida de las estadísticas de desempleo, la precariedad laboral son dos claros ejemplos, de que el lujo es más inalcanzable y por tanto más deseable.
El mito del dorado. El color oro se vincula a la Felicidad, escasa en las conversaciones y sensaciones grupales en este 2020
Del dorado al blanco y negro. Todo ello frente a unas navidades, que, lejos de sacar el dorado de adornos, accesorios, vestidos, regalos, y pequeños lujos, se nos presentan en el blanco y negro de la soledad.
“Si piensas en amarillo ¿Qué imagen viene a tu mente? ¿El sol? En el 2020, lo disfrutamos poco en una primavera confinada.
Si piensas en dorado ¿Qué imagen viene a tu mente? Lujo, exclusividad. Palabras, que hoy en una brecha social creciente a marchas forzadas, se siente lejano e incluso inoportuno.
Aunque siempre… nos quedará disfrutar la belleza intrínseca de los colores ¡sin más!” Concluye la socióloga.

Publicado en: Actualidad